IMSS exhorta a la detección oportuna de cáncer cervicouterino

El grupo de riesgo en mujeres es de 20 a 50 años de edad

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora dio a conocer que alrededor del 96 por ciento de las mujeres que detectan a tiempo la presencia de cáncer cervicouterino tienen una mayor probabilidad de vida, ya que se proporcionan tratamientos médicos y psicológicos.
El epidemiólogo de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 2 en Hermosillo, Eduardo Arturo Serrano García, recordó que durante el 2017 se detectaron cerca de 176 casos de alteraciones o displasias y del total hubo 23 confirmados con cáncer que iniciaron un tratamiento, aunque cuatro de ellos llegaron por presentar síntomas ya avanzados, como dolor, pérdida de peso y malestar en general.
“El cáncer cervicouterino si se diagnostica a tiempo normalmente es una sobrevida a largo plazo, por ejemplo cuando se les da el diagnóstico, uno de los tratamientos es quimioterapia o hay veces que con retirar el útero se da un tratamiento adecuado y no requieren procesos de quimioterapia”, puntualizó.
El especialista del IMSS mencionó que la enfermedad donde más comúnmente se presenta es en los grupos de mujeres entre 30 y 45 años de edad, sin embargo es de los 20 a los 50 años el rango en que podría presentarse, por eso el llamado a hacerse la prueba de detección, especialmente por el riesgo de albergar enfermedades sexuales.
Serrano García explico que el examen puede determinar si existe un virus o bacteria para descartar alguna displasia, que es una enfermedad precancerosa y existe en sus niveles de leve, moderada y grave o severa, que llevan al cáncer cervicouterino.
“El pronóstico de vida a cinco años, cuando se detecta el cáncer cervicouterino, tiene más del 95 por ciento de esperanza de vida, de 100 personas, 96 tiene un buen pronóstico de vida, sin embargo el problema es que muchas mujeres no acuden a su revisión”, apuntó el epidemiólogo de la UMF No. 2.
Afirmó que a través de PrevenIMSS, el Seguro Social ofrece sus servicios en las empresas para apoyarlas, realizarles su examen en su área laboral y en caso de detectarse algo negativo, iniciar el protocolo de estudio para determinar si se trata de cáncer o se descarta.