Subastan las puertas del legendario Chelsea Hotel de NY

Nueva York. La subasta de 52 puertas que resguardaron los secretos de Leonard Cohen y Janis Joplin, Andy Warhol o Jack Kerouac en el legendario Chelsea Hotel y fueron rescatadas por un vagabundo recaudó más de 400 mil dólares en Nueva York, informó este viernes la casa de subastas Guernsey’s.

Con el hotel en plena renovación, las puertas fueron recuperadas en 2012 por Jim Georgiou, un hombre que vivió más de 10 años allí pero que cuando ya no pudo pagar el alquiler pasó a vivir en la calle, en la acera de enfrente, vendiendo vinilos junto a su perro Teddy.

Guernsey’s aún calcula el monto total recaudado el jueves de noche en la subasta, pero divulgó la cifra de las mayores ventas, encabezada por la puerta de la habitación que ocupó el músico y Nobel de Literatura 2016 Bob Dylan, subastada en 125 mil dólares en medio de aplausos en la galería de Chelsea Ricco/Maresca.

La puerta de la habitación que utilizaron Janis Joplin y Leonard Cohen durante una breve aventura que dio lugar a una canción de Cohen -Chelsea Hotel Nº2- se vendió en 106 mil 250 dólares.

Le siguió la puerta número 105, de Edie Sedgwick, modelo y musa de Andy Warhol que filmó parte de su cinta experimental Chelsea Girls en ese cuarto, que cosechó 65 mil 625 dólares.

La puerta del escritor beatnik Jack Kerouac, autor de la novela On the road (En el camino) en los años 50, se remató en 37 mil 500 dólares.

Desde su apertura en 1884 en la calle 23, decenas de talentosos músicos, escritores, actores y artistas residieron en el Chelsea Hotel, símbolo de la bohemia neoyorquina.

Uno de sus momentos más infames fue cuando el rockero punk Sid Vicious, de los Sex Pistols, fue acusado de matar allí a su novia Nancy Spungen, que fue encontrada apuñalada en la habitación que compartían.

Declarado monumento histórico pero en total decadencia, este refugio de artistas cerró en 2011 y, a excepción de su fachada, está siendo totalmente renovado.

La puerta de la habitación de Jimi Hendrix se vendió en 16 mil 250 dólares, igual que la de la habitación que ocuparon sucesivamente Madonna e Isabella Rossellini.

La de Joni Mitchell, autora de la canción Chelsea mornings, se vendió a 10 mil dólares, la de Bob Marley se vendió en 8 mil 750 dólares, igual que la de Jackson Pollock, y una puerta no atribuida roja con un ojo pintado en ella se remató por 12 mil 500 dólares.

“Son puertas viejas, golpeadas, que no parecen muy bonitas. Pero tienen una significación increíble”, dijo a la Afp el dueño de Guernsey’s, Arlan Ettinger, antes de la venta.

La mitad de lo recolectado en la subasta será para Georgiou, que ya no vive en la calle, y la otra mitad será donada a la organización City Harvest, que recolecta comida de restaurantes y la distribuye entre neoyorquinos de bajos recursos.