El valor de Cornelio García

Por Jesús Alberto Rubio.

Nuestros respetos a Cornelio García, verá:

Además de rendirle cálido y fraternal homenaje, el campo que utilizan las categorías Pre Iniciación e Iniciación de la Liga Rural Infantil y Juvenil de Maneadero, allí cerca de Ensenada, lleva ya su nombre en reconocimiento a su trayectoria y ser considerado entre los expertos en beisbol como uno de los mejores toleteros de todos los tiempos en México.

En ese acto, Cornelio se acompañó de su u esposa Cynthia Sosa e hijos Alan, Edwin e Isaac, así como sus hermanos Teodoro, Celso, Andrés, Guadalupe, Alberto, Juan y Graciela García Cháidez.

El profesor Héctor Barrios Fernández, nuestro dilecto colaborador e historiador de beisbol, precisamente desde Ensenada, nos hizo llegar tres enlaces del sitio el vigia.net donde se relata muy bien lo sucedido el domingo 8 de abril pasado en aquella localidad cachanilla.

En uno de esos links, incluye además una columna que le dedicó al emblemático pelotero de notable presencia y accionar, especialmente con Naranjeros de Hermosillo y Sultanes de Monterrey. Se los recomiendo ampliamente.

El libro sobre Martín Dihigo

Continuando con el maestro Héctor Barrios: mire usted que a través de su hijo Donald Oswaldo Barrios Becerra, ingeniero en Electrónica por cierto, me hizo llegar un regalazo de oro: el reciente libro, en su segunda edición, “Mi Padre el Inmortal”, autoría de Gilberto Dihigo, obra que presentó, primero en Miami, y más reciente en Torreón, Coahuila.

Por supuesto que agradezco el gesto por ser una joya de la literatura del beisbol en torno a tan insigne pelotero que está en Cooperstown, ya sabe, sin haber jugado en Ligas Mayores, así como en los recintos de Cuba, México y el Latinoamericano de República Dominicana.

Ya en su oportunidad le comenté que Gilberto Dihigo Castillo –radicado en Orlando, Florida–, informó que parte de los fondos recaudados por el libro los destinará a la creación de la Fundación que lleva el nombre de su ilustre señor padre y con ello apoyar a niños y jóvenes peloteros entre seis y 18 años, además de respaldarlos en su formación ciudadana” dijo el escritor radicado en Orlando, Florida.

De “El Maestro Dihigo, una notable estrella del bateo y pitcheo en su natal Cuba, Puerto Rico, Dominicana México Venezuela y las Ligas Negras de Estados Unidos.

En la LMB, por ejemplo, en 1938 jugando para el Águila de Veracruz obtuvo los títulos de bateo (.387), ganados (18-2), de ponches (134) y el de efectividad (0.90), hazaña que en 1942 también repitió con la Unión Laguna de Torreón: 22-7,  211 ponches y efectividad de 2.53.

Dígame usted.

Vicente Romo

Tanto Ignacio Arce Alvarado, desde Santa Rosalía, BCS, como Carlos Rodríguez Candila, de Metepec, Estado de México, brindaron una felicitación al gran cumpleañero Vicente “Huevo” Romo (nació el 12 de enero de 1943), además de brindar reconocimiento a su enorme trayectoria que oportunamente nos compartió Héctor Barrios.

Mientras que Ignacio expresó “Muchas gracias por compartir la historia de este estupendo lanzador y mejor persona, Rodríguez Candila, dijo “siempre felicitaré las narraciones magníficas del Maestro Héctor Barrios Fernández y no sé porque tardó tanto en incluirse a tu magnifica siempre columna, ya que personajes como este escritor e historiador tienen propiedad y profundo conocimiento del deporte que nos une en hermandad”.

Tips:

1.- Los Rangers firmaron a Yovani Gallardo mediante un contrato de Liga Menor y lo han asignado a Triple-A Round Rock.

2.- El primera base de los Astros, Yuli Gurriel, fue activado por los Astros tras cumplir una suspensión de cinco juegos por sus gestos ofensivos durante la Serie Mundial del 2017.

 

Súper Othani

3.- Shohei Ohtani montó otro espectáculo el en el Kauffman Stadium de Kansas City:

Ante una recta de 96.7 millas por hora de Brandon Maurer conectó una línea de 106 mph al canal del jardín derecho-central.

Al dar triple empujador de tres carreras, el japonés exhibió una gran velocidad corriendo de home a tercera cubriendo 28.1 pies por segundo (el promedio de Grandes Ligas es de 27), llegando a la tercera almohadilla en 11.49 segundos.

Lo hecho por Ohtani en las bases se trata de la mayor velocidad registrada en la historia de Statcast™ de parte de un lanzador.