Los tatuajes…

Por Jesús Alberto Rubio.

1.- ¿Acaso provocarán cáncer de piel o de otro tipo (¿linfoma)?: A ver: Ya anteriores ocasiones le he comentado que no me gusta ver los tatuajes en los brazos (Javier Báez/Cubs Y Félix Hernández (Marineros de Seattle) de los peloteros y de otros deportistas–, pero pues ya sabe, cada quien su vida y sus propios riesgos en su salud.

2.- Faltó la serpiente: Buen reporte e imagen de Michael Clair, en Cut4: “Cualquiera que haya visto la película The Birds, de Alfred Hitchcock, o Birdemic de James Nguyen, saben que las aves en ocasiones pueden convertirse en animales impredecibles.

El abridor de los Marineros, James Paxton, lo vivió por cuenta propia antes del partido contra los Mellizos.

Con un águila volando sobre el terreno para el primer parto de Minnesota esta temporada en el Target Field, parece que el ave pensó que Paxton — apodado El Gran Arce – era lo siguiente:

  1. Un árbol de verdad.
  2. Su dueño.
  3. Fue entrenado para darle una ventaja a los Mellizos e intimidar a Paxton antes de que el serpentinero se subiera a la lomita”.

 

Vaya usted a saber.

“Cierto es que debemos elogiar la gran reacción del zurdo de Seattle — no mostró nada de miedo mientras el águila se le acercaba”, acotó el colega Clair.

¡Esos Dbacks!

3.- Hasta la jornada del jueves, Arizona mejoró a una foja de 6-1 por segunda temporada consecutiva, y empató un récord de la franquicia, con su mejor comienzo de campaña luego de siete compromisos. El club tuvo también una foja de 6-1 en 2000. Paco Salazar e Ignacio Romeros, claro, ¡súper contento!

4.- Adrián Beltré es ya el pelotero nacido en Latinoamérica que más hits ha conectado en las mayores. Pegó un sencillo y un doble para llegar a 3.055 rompiendo el empate que tenía con el panameño Rod Carew, a quien había alcanzado recién el miércoles. Ahora, está empatado con Rickey Henderson, en el 24to puesto de la lista de más hits en la historia. ¡Y a por más, claro!

5.- Con gusto le doy un regalazo de oro que nos hizo llegar el coleccionista (Amazon) Pedro Barrios Salcedo, a quien le agradezco el gesto/desprendimiento por lo valioso de los acervos: Además, sé que a usted le gustará sobremanera el documento: https://lelands.com/Lots/Gallery

6.- Vicente Arturo Carranza Fernandez, “Mi Sangre”, César Antonio Zepeda Rojo y Alfredo Rivera Tánori, amigos, también recuerdan la trayectoria en la pelota amateur de Roberto “Cuate” Escoboza.  Descanse en paz el gran pelotero.

CESÁREO Y LAS REGLAS

Mi estimado Jesús Alberto: He seguido, con mucha atención, los interesantes artículos de Héctor Barrios Fernández, en el “viaje” al pasado a que nos ha llevado, a partir de sus inicios. Por lo cual lo felicito… además de agradecértelo a ti, por compartirlos con nosotros.

Bien; hace cosa de 12 años (si no es que más) me prestaron uno de los volúmenes de la edición de la Enciclopedia Británica, en inglés, precisamente donde aparece – en el capítulo correspondiente – una explicación bastante amplia respecto al desarrollo del deporte de nuestros amores; y, en una parte, hasta aparece mencionada una de las figuras más destacadas de la literatura de principios del siglo XIX: Jane Austen.

Ésta, además de su obra cumbre, “Orgullo y Prejuicio”, escribió varias más, entre las que cuenta “La Abadía de Northanger”, donde hace cita a un juego novedoso, llamado “beisbol”.

Pero, lo que me lleva a escribirte esta nota, es que aún conservo la edición en inglés de la revista Baseball Digest, de Abril de 1974, donde aparece una lista de reglas que se han establecido y, en su caso, modificadas y hasta desaparecido. Citaré algunas (aunque lo más seguro es que tanto tu como Héctor ya las han tenido en cuenta):

1.- Hasta 1877 a un jugador sustituto se le permitía entrar únicamente antes de la 4a. entrada.
2.- Para 1883, la pelota de foul, recogida al primer bote, deja de ser considerada como out;
3.- Para 1884, dejan de tener aplicación todas las restricciones que existían para la forma de hacer los lanzamientos; así que el pitcher puede lanzar de la forma que mejor le convenga;
4.- 1885,- Se permite que uno de los lados del bat sea plano (lo mas probable, una reminiscencia del cricket). Se eliminó al año siguiente;
5.- 1887.- Las bases por bolas contaban como hits; queda sin efecto en la siguiente temporada.
Pero, hay dos que me llamaron la atención; ambas referente a los jonrones. Trataré de enfocarlas y explicarlas, adecuadamente. Veamos;
6.- 1920: Si se conecta un jonrón en la parte baja de la 9a. entrada – o cualquier otra entrada subsiguiente – con hombre(s) en base, que le del gane al equipo local, cuentan todas carreras que se anoten, incluso por el hombre que dio el batazo, el cual será considerado como jonrón; antes solo contaba la carrera que daba el gane, con alguno de los que estaban en base; las demás ya no contaban, y al bateador solo se le acreditaba su llegada a una base, igual al número de bases que tuvo que recorrer la carrera ganadora;
7.- 1931: Un batazo que da un bote, y brinca la barda por terreno de fair; deja de ser considerado como jonrón, y queda únicamente como doble de “regla” (como es, actualmente, de acuerdo con la regla 6.09).
En el punto 6, tal como era la regla, perjudicó a los bateadores, en el renglón de carreras producidas. Todo lo contrario en el punto 7, pues el bateador se veía beneficiado en su número de jonrones que pudo haber conectado sin necesidad de volarse la barda… aunque, en esto último y para poner solo un ejemplo, ¿cuántos pudo haber conectado, de esa manera, el Bambino? Un saludo.

Excelente, colega.

RESPUESTA DE HÉCTOR BARRIOS:

Me quedo maravillado con la valiosa investigación de Cesáreo, además que hace tiempo que no sabía de él, aparte de enviarle un fraternal saludo, deseo que todo se encuentre bien.

Gratamente me hace recordar mis días académicos y aunque quizá no es exactamente el caso, pero siempre es bueno que quien imparte y en este caso escribe, siembre un poquito la duda para dar paso a la inquietud de la investigación y el análisis. Me hago la misma pregunta de él y me lleva a pensar que los records pueden ser engañosos, de acuerdo a las condiciones y las reglas imperantes en la época que se implantaron.

Por otra parte es motivo de enorme satisfacción personal el que se me permita interactuar con personas aficionadas y profesionales del béisbol y por lo que veo todos son “grandes ligas,” todos unos expertos y lo mejor es que comparten sus conocimientos. “en cuestiones de cultura y de saber, se pierde lo que se guarda y se gana lo que se da”. Antonio Machado.