EL BÉISBOL DE LOS 1960s

ESTRELLAS DEL BÉISBOL

Por Héctor Barrios Fernández

Una nueva década comenzaba y el béisbol prometía abrirse a una generación muy excitante. El uso de la velocidad como un arma ofensiva, la cual había estado semi olvidada por cuarenta años, comenzó a resurgir a finales de los 50s y para 1962 era motivo de encabezados en los principales diarios cuando Maury Wills se robó 104 bases.

Los campeones de bateo andaban en los rangos de los .350 y el total de home runs alcanzó niveles históricos. Lo mejor de todo fue que la expansión de 1961-62 hizo la competencia más pareja.

El 26 de enero de 1963, el Comité de Reglas del Béisbol, votó a favor de expandir la zona de strike que antes estaba definida de las axilas, a la parte superior de las rodillas, cuando la zona fue redefinida quedó de los hombros a la parte inferior de las rodillas.

En los 60s el béisbol llegó prácticamente a todo el país, Atlanta, Baltimore, Boston, Chicago, Cincinnati, Cleveland, Detroit, Houston, Kansas City, Los Angeles, Milwaukee, Minnesota, Montreal, New York, Oakland, Philadelphia, Pittsburgh, St. Louis, San Diego, San Francisco, Seattle, y Washington, tuvieron béisbol de liga mayor.

 

File source: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Chili_Davis_1996.jpg
Llegaron al mundo, Chili Davis, Tony Gwynn, Cal Ripken, Darryl Strawberry, Don Mattingly, Roger Clemens, David Cone, Dwight Gooden, Barry Bonds, José Canseco, Greg Maddux, Mo Vaughn, Mike Piazza, Jeff Bagwell, Frank Thomas, Sammy Sosa, Ken Griffey Jr. y Juan González.

Frank Thomas y Jeff Bagwell, fueron los jugadores más valiosos en 1994, nacieron el 27 de mayo de 1968, han sido los únicos jugadores de esa magnitud que han nacido el mismo día, mes y año.

En esta década fallecieron, Ty Cobb, Dazzy Vance, Mickey Cochrane, Rogers Hornby, Home Run Baker, Paul Warner, Branch Rickey, Jimmy Foxx, Sam Crawford, Vern Stephens.

El juego fue dominado por pitcheo de poder, el número de jugadores negros y latinos continuó en aumento.

224 199 594 aficionados asistieron a los estadios en esta década, los Dodgers de Los Ángeles de 1962, fueron los que más fanáticos llevaron al parque (2 755 184) y los mismos Dodgers fueron líderes de asistencia en la década con 21 781 262 aficionados.

Los nacientes Padres de San Diego en 1969 fueron los que menos clientela llevaron en un año, sólo 512 970 fueron a verlos, los Senadores de Washington, fueron los coleros en asistencia durante los 60s con 5 834 745.

En home runs, Roger Maris en 1961 impuso nuevo récord con 61, en la década Harmon Killebrew fue el que más pelotas envió a la calle con 393.

 


Los Yankees de 1961 presentaron el mejor récord en un año con 109-53, pero los Orioles de 1969 les empataron la marca, los mismos Orioles fueron los que presentaron mejor récord en estos diez años con 911-698 para .566 de porcentaje. Los Mets presentaron los números más bajos. En 1962 tuvieron 40-120 y en la década, 494-799.

Se considera que las tres cosas que hicieron más competitivo el béisbol de la época fueron, el colapso de la dinastía Yankee, el draft de jugadores amateurs y las expansiones de las ligas.

Los 60s fueron de ensueño para los Gigantes, Tigres y Mellizos, ya que tuvieron las mejores décadas en su historia. Los peores fueron los Mets y los Astros.

Los reyes del ponche fueron Sandy Koufax en 1965 con 382 y en la década lo fue Bob Gibson con 2 071 chocolates recetados.
*
En bateo, Norm Cash alcanzó el porcentaje más alto con .361 en 1961, por su parte Roberto Clemente le dio para .328 en estos diez años.

El título al jugador del año se lo repartieron Frank Robinson, Willie Mays y Carl Yastrzemski con dos cada uno, se asomaron Eddie Mathews, Mickey Mantle, Hank Aaron, Dick Allen y Willie McCovey, con uno cada uno, en 1962 Frank Robinson y Willie Mays, empataron por esa distinción.

En pitcheo, Sandy Koufax se llevó los honores tres años, 63, 65 y 66, Lindy McDaniel, Warren Sphan, Bob Purkey, Dean Chance, Jim Bunning, Bob Gibson y Tom Seaver, uno cada uno.

El pitcher considerado con más velocidad lo fue Sam McDowell, la mejor curva, la de Dave McNally, la mejor combinación de poder y velocidad la tuvo Willie Mays, el mejor ambidiestro fue Pete Rose y el caballo de hierro, Brooks Robinson.

Los cinco grandes cambios en el béisbol durante los 60s, fueron, la expansión de 1961 y 1969, el crecimiento del poder de la televisión, la aparición del pasto artificial en 1965, la reducción de la altura del montículo de lanzar en 1969 y la aparición del Draft para jugadores amateurs en 1965.

El mejor brazo entre los outfilders fue el de Roberto Clemente, el peor el de Tito Francona.

Tommy Davis produjo más carreras que nadie en un año con 153 en 1962, Hank Aaron con 1 107 en la década. El corredor más agresivo lo fue Frank Robinson, el más rápido, Willie Davis, el más lento Boog Powell y el pitcher de mejor control y más ganador en la década (191) Juan Marichal.

El jugador que más bases robó fue Maury Wills, en 1962 tuvo 104 y en la década 535.

El mejor staff de pitcheo, se considera que fue el de los Dodgers de 1966 y de los mismos Dodgers pero de 1962, la mejor ofensiva.

Rick Monday se convirtió en el primer jugador seleccionado vía Draft Amateur. Denny McLain se convirtió en el último (hasta hoy) en ganar 30 o más juegos en una temporada (31).

Se construyeron nuevos estadios, Candlestick Park de San Francisco, Dodger Stadium, Shea Stadium en New York, Astrodome en Houston, Fulton-County Stadium en Atlanta, Anaheim Stadium, Busch Stadium en San Luis y San Diego Stadium.

Aparecieron o se popularizaron las guanteletas para empuñar el bat, pesas para los bats mientras se hace swing en el círculo de espera y la mascota de gran tamaño del receptor para manejar los lanzamientos de nudillos.

También los 60s se caracterizaron por el dominio del pitcheo sobre el bateo, inestabilidad de muchas franquicias y la disminución de la asistencia comparada con el fútbol americano.

 


El pelotero que alcanzó el más alto salario fue Willie Mays, en 1969 ganó

145, 000 Dlls.

E-Mail: barriosbecerra@prodigy.net.mx